Rockaxis "Placebo", Apr'10



Placebo
[Su lumínico cambio de folio]


Las crisis internas ya son cosas del pasado. Aún sobreexcitados con los aires de autonomía que respiran desde las trincheras de la independencia y con la vitalidad de contar con nuevos refuerzos en su alineación, Placebo borra el denso y agobiante contexto que acompañó a su penúltima pieza, “Meds”, para por fin disfrutar de la siempre necesaria parsimonia. ¿El rédito más próximo para nosotros? La notable iniciativa de donar todas las ganancias de su show en el Movistar Arena a las víctimas del terremoto del 27 de febrero.

Se acabo el atractivo de las sombras. En Placebo las prioridades y perspectivas desde los inicios del período que envuelve a “Battle For The Sun” claramente mudaron de foco. Ahora, la escudería de Brian Molko expele dicha y satisfacción. Todo gracias a la gran respuesta que ha tenido su último disco, el fiato indudable de sus flamantes integrantes en las tablas y una audiencia devota a destajo.

Chile será ser testigo directo de esa luminaria y templanza, no sólo por el potente concierto que realizarán el jueves 8 de abril, también por la encomiable generosidad de la formación que obsequió todos los excedentes del show a favor de los afectados por la catástrofe que azotó la zona centro sur de nuestro país a finales de febrero.

“Era imposible que nosotros fuéramos y dijéramos ´hola, somos Placebo, sabemos que pasaron duros momentos hace poco, tuvieron un desastre natural y muchos perdieron sus casas y otros murieron pero ¡¡hey!! ¡Danos tu dinero! No. Nosotros no podemos hacer eso. Por lo tanto, lo que hemos decidido hacer es que donaremos todas las ganancias de nuestro show en Santiago a los fondos de reconstrucción que se están llevando a cabo en Chile”, declaró a Radio Sonar el carismático cantante.

A Brian Molko siempre se la ha criticado su monosilábica forma de contestar preguntas en entrevistas, pero, definitivamente, tras vivenciar esta reciente interacción con el frontman de Placebo vía telefónica, la primera impresión que queda es que el tipo ha florecido. Una redención que esperemos se prolongue por más tiempo y siga deparando gestos solidarios y música inspirada.

Placebo ya lleva varios meses promocionando “Battle For The Sun”. ¿Cómo ha sido la respuesta de su audiencia con las nuevas canciones?

“Partimos girando para promocionar este disco en marzo del 2009, por lo que ya superamos la barrera del año en la ruta y podemos tener una visión más generalizada. Para fortuna de nuestras pretensiones, la gente ha reaccionado muy bien y en cierta forma lo esperábamos, ¿sabes por qué? Cuando estábamos grabando el álbum sentíamos que estaba muy enfocado a los shows en vivo. Además, hay un aire fresco, ahora somos seis arriba. Tenemos a Steve Forrest en batería, a parte de otra guitarra y hasta un violinista. Hay más capas y texturas en nuestros arreglos, incluso en temas antiguos se nota la diferencia. Estamos intentando apretar los límites del rock and roll en sonido y emoción.

Si hay algo que caracteriza “Battle For The Sun” desde la partida, es la sonoridad más dura y rasposa en las guitarras. ¿Cuando grabaron estaban conscientes de obtener una marca tan primitiva en comparación con lo que habían hecho anteriormente?

“Creo que existe una mixtura de esencias. Hay canciones como ‘Kitty Liter’ que efectivamente enrostran un lado rockero y crudo. Ahí, las guitarras suenan de manera contundente, pero también hay partes de ‘Kings of Medicine’ que nos identifican por mostrar lo mucho que amamos a los Beatles. De hecho, hay una mirada directa a ‘All You Need Is Love’ por el uso de instrumentos de viento. Todo lo hemos llevado un paso más allá, desde el pop hasta el rock más poderoso”.

Ahora ustedes son una banda independiente, al menos en Europa y Estados Unidos, ya que se desvincularon de EMI. En términos prácticos, que significa eso para ustedes. ¿Tal vez un mayor control creativo?

“Libertad absoluta y la tranquilidad de no tener que justificarse ante nada con un cretino que anda más preocupado de cómo pagar su casa en el campo o el auto deportivo que se va a comprar que de la carrera de uno de sus supuestos números prioritarios. Finalmente somos nuestros propios jefes, no tenemos que lidiar con abogados de multinacionales ni nada por el estilo. En realidad, es una sensación grandiosa”.

Tiempo atrás, en un show en Osaka, Japón, sufriste un colapso por agotamiento. ¿Cómo te encuentras de salud ahora?

“Generalmente trabajo muy duro. Con “Battle for the Sun”, llevamos más de un año girando y no hemos parado. Luego de ese problema en Asia me tomé unos días libres y pude reponerme. El problema es que nos consideramos tan afortunados porque aún, con todos estos años que han pasado, hay un enorme interés por ver nuestra música en vivo. Ese tipo de quiebres me ocurren por cansancio y claramente venía con un jetlag muy potente que me terminó pasando la cuenta por esos días”.

¿Pero te sientes mejor ahora?

“Sí, claro. Gracias. Estoy intentando tomarme las cosas con más calma”.

Luego de estas visitas que has realizado a Chile en los últimos años, ¿qué tipo de imagen te has forjado de nuestro país?

“Es una sensación demasiado extraña. Amo la intensidad con que reciben nuestra música, pero, por ejemplo, cuando llegamos por primera vez habían centenares de personas en el aeropuerto que incluso hasta estaban dispuestos a rajarnos nuestras prendas. Por una parte, es coolísimo sentirse así, como si fuéramos los Beatles (risas), pero es frustrante no poder salir a recorrer las calles y conocer una ciudad como Santiago. Sólo nos pasa allá y lo hallo demasiado freak. Respecto a los shows, nada que decir, su fervor es casi hipnótico. Un ejemplo”.

Felipe Arratia (Agradecimientos a Radio Sonar).



Source: rockaxis