El Comercio.pe "Interview with Brian Molko", Apr'10

Sábado 03 de abril de 2010
Por: José Puga


Placebo debuta en escenarios limeños este 20 de abril. Brian Molko habló en exclusiva con El Comercio sobre su amistad con David Bowie y su optimismo frente a la vida

Como el medicamento inerte que le da nombre, la banda británica Placebotambién posee un efecto sugestivo tan poderoso que podría decirse que transformó el rostro de la música “glam” en este nuevo milenio. Su “look” cargado de ambigua sexualidad, las lágrimas que lavan cada palabra de sus canciones y sus guitarras distorsionadas, que hacen recordar el poderío nihilista de Nirvana y Sonic Youth, sirven también como antidepresivos para miles de almas identificadas con su mensaje.

Frente a su próximo concierto en la explanada del estadio Monumental, el 20 de abril, el vocalista de la banda, Brian Molko, conversó en exclusiva con El Comercio y contó sobre su nueva odisea luego de la claustrofobia que cercó su anterior placa, Meds (2006). “Era lógico que en nuestro nuevo disco, Battle For The Sun (lanzado en junio del 2009), reventaríamos de color y optimismo como una reacción natural. “Meds” fue un álbum que realmente nos influenció como banda porque determinó qué queríamos hacer y qué no. Con eso en mente y tomando cierta distancia, Stefan (Olsdal) y yo nos dimos cuenta de que “Meds” era muy monócromo y no ofrecía ninguna esperanza a quien lo escuchara. “Battle for the Sun” representa nuestra salida de la oscuridad hacia la luz”, sostiene Molko.

Cuando se le pregunta sobre si la salida del baterista Steve Hewitt, a mediados del 2007, influenció en el cambio de estilo y el humor de Placebo, Molko capea la pregunta y se refiere solo al nuevo sonido: “Nuestra decisión de usar más vientos nació de nuestro amor al soul, al reggae y a los álbumes de Los Beatles”. En entrevistas anteriores, Molko comentó que la salida de Hewitt fue similar a un divorcio en que, más allá del cariño de lo vivido (Hewitt formó parte de la banda desde 1997), se tornó imposible vivir bajo un mismo techo. ¿Fue la tristeza y soledad del “Meds” la anticipación de una inminente ruptura?

Con más de 10 millones de discos vendidos en el planeta, a Placebo se le atribuyen placas como su portentoso álbum homónimo de 1996, además de “Without You I’m Nothing” (1998), “Black Market Music” (2000) y “Sleeping with Ghosts” (2003). En ellos, catárticas composiciones, alimentadas por la punzocortante voz de Molko, como “Nancy Boy”, “The Bitter End”, “Pure Morning” y “Taste in Men”, elevaron a Placebo a los anaqueles definitivos del rock alternativo. Después de su paso por Santiago de Chile, el 8 de abril, y Sao Paulo el 17 del mismo mes, Brian Molko, Stefan Olsdal y Steve Forrest (su nuevo baterista desde el 2008) pisarán suelo peruano por vez primera para tomar Lima por asalto. Mostrarán más que un elaborado maquillaje.

En una entrevista, usted comparó estar en una banda con una relación matrimonial. ¿Cómo va este reciente “affaire” musical con el nuevo baterista Steve Forrest?
Forrest tiene solo 22 años y realmente es maravilloso estar a su alrededor. He estado junto a él la primera vez que se escuchó a sí mismo en la radio con Placebo, estuve también junto a él la primera vez que se vio por televisión. Es un tipo de persona con la que se quiere viajar por el mundo por dos, diez, veinte años. ¿Es este el tipo de persona cuyo corazón está en el lugar correcto, que tiene sus motivaciones claras, que está haciendo esto por las razones correctas? Realmente creo que ese es el caso de Forrest. A veces es como estar en una banda con mi hermano pequeño.

Ansiedad, frustración y desamor son temas comunes en las letras de Placebo. ¿Todavía estos sentimientos los motiva a escribir canciones?
Cuando haces un disco cada dos años, uno cambia como persona y tu enfoque sobre la vida también muta. El nuevo álbum, “Battle for the Sun” no es tan oscuro como nuestro anterior disco (“Meds”), que se ocupa de cuestiones más ligadas a la adicción. Ahora creemos en la redención y buscamos salir de la oscuridad. “Battle…” es mucho más optimista.

La amistad con David Bowie a inicios de su carrera, por ejemplo, en la canción “Without You I’m Nothing”, y el “cover” de T. Rex “20th Century Boy”, ¿de qué manera moldearon los gustos y estilo de Placebo? ¿Tienen nuevos proyectos con el “Delgado Duque Blanco”?
Todavía hablamos con David. Realmente, fue un mentor para nosotros al inicio. Se aprende mucho solo estando a su alrededor. Lo bueno sobre David es que es un narrador. Es muy divertido. Él conoce, además, a todo el mundo. Tienes la oportunidad de escuchar un montón de historias divertidas y tristes de personas que ya no están con nosotros.

Algo interesante es que Bowie también apelaba en sus inicios a una imagen andrógina, al igual que ustedes. Como actor amateur, ¿también posee un álter ego cuando toca en vivo o graba un video?
Creo que el Brian Molko que ven en el escenario es esencialmente la misma persona que ven fuera de él. Solo que en el escenario soy una versión ligeramente más extravagante del yo cotidiano: un poco más colorido, más extrovertido de lo habitual. No es una máscara que me pongo para mi performance.

En el video de la canción “Meds” se ve a una persona camino a la esquizofrenia por las drogas y el dolor. ¿A veces la fama lo ha hecho sentirse así de miserable?
Por el contrario. Para nosotros, la fama es un signo de éxito por algo que has hecho y que la gente aprecia y respeta. La fama puede catapultarte a lugares y personas que normalmente no podrías llegar. Sin embargo, también puede ser un peligro para cualquier persona y sus familias.

Kurt Cobain decía en la letra de “All Apologies” que “todos son gays”. ¿Usted cree que el amor de pareja y el dolor no pertenecen a un solo género?
Creo que el amor trasciende a todo, al igual que el dolor.

Cuando era adolescente, ¿se veía más como Ziggy Stardust (personaje de David Bowie), Dave Gahan (Depeche Mode) o Jello Biafra (Dead Kennedys)?
¡Me veía más como Danny DeVito!

Después de actuar en “Velvet Goldmine”, de Todd Haynes, ¿lo veremos pronto en el cine?
No soy un artista de hip hop o R&B, así que no tengo un deseo verdadero de mantener una carrera paralela en el cine. Digo esto, especialmente, si significa actuar en una producción cualquiera solo para que vean mi cara en la pantalla.

PERFIL
Nombre: Brian Molko.
Edad: 37 años.
Nacionalidades: Estadounidense y escocesa.
Profesión: Músico (voz, guitarra, bajo, teclados, armónica, saxofón).
Trasfondo: Molko creció entre Escocia, Liberia, Líbano y Luxemburgo. Después de pasar una niñez solitaria, Brian pensó estudiar actuación en Londres. Como “frontman” de Placebo ha editado seis discos desde 1996. Es bisexual y tiene con Helena Berg un hijo, de 4 años, de nombre Cody.



Source: elcomercio